Mi metodología para tener mejor salud

Son las 7 de la mañana. No es ni demasiado temprano, ni muy tarde. Aún así, abro los ojos con pereza y me levanto como zombie.

Estoy realmente agotada, y aunque en un par de horas el sueño seguro se me quita lo suficiente, me muevo lentamente hasta la cocina, donde tomo un vaso con agua y le exprimo un limón. Con desgana me lo tomo porque sé que me hace bien, aunque no es mi bebida favorita en la mañana.

Abro el refri y veo un pastel de limón que mi mamá compró hace unos días en el Costco. ¡Muero de ganas de comerme una rebanada ahorita! Al fin… ¿nadie lo sabrá, verdad? Excepto que yo sí lo sabré, y lo que es peor… sé que no va a mejorar el tema de mi energía.

¿Te pasa que así empiezas tus días? Así eran tooooooodos mis días hace algunos años. ¡Incluso peor! Me levantaba tardísimo a menos que tuviera que llevar a la Pequeña Dama a la escuela, me movía como zombie durante gran parte de la mañana, y aunque espabilaba por ahí del medio día, después de comer ya me moría de sueño otra vez.

Y el menor de mis problemas era sentirme gorda y ojerosa. El verdadero problema era que no tenía energía mental para llevar acabo todos lo pendientes en mi agenda. ¡Ni ganas de hacerlo! Eso garantizaba que:

  • No avanzaba en cumplir mis sueños
  • Mis finanzas no mejoraban gran cosa porque no podía atender más clientes
  • Para cuando terminaba de hacer lo que podía, no tenía ganas de pasar tiempo con mi hija
  • Cada día, me decía: “bueno… si de todos modos ya estoy gorda…” y entonces me comía un pedazo más de pastel

Es cierto que, sobre todo las mujeres, llegamos a ocuparnos de nuestra salud cuando “nos sentimos gordas, y no nos gusta cómo nos vemos”. Por ahí empecé yo también cuando decidí que era momento de trabajar en mi salud sí o sí.

Pero con el tiempo he llegado a la conclusión de que la salud, para mí, es un tema de energía. Déjame te explico.

Cuando tienes energía, ¡te puedes comer el mundo! ¡Puedes hacer literalmente todo lo que quieras! Hacer extraordinariamente tu trabajo, enfocarte en tus sueños, pasar tiempo con tus hijos, salir con los amigos de fiesta, tener una noche romántica con tu pareja, pasear por la naturaleza, etc.

Cuando no tienes energía, para empezar, te enfermas. Tu estado de salud descompensado no te permite rendir al cien en tu trabajo, ni tener el mejor humor cuando estás con tus hijos, o te empuja a hábitos alimenticios, de sueño y de actividades que en lugar de darte energía te quitan todavía más energía.

Y son justo estos hábitos alimenticios, de sueño y de actividades incorrectos los que te tienen gorda. ¡Sí! ¡Gorda! ¡Dilo con todas las letras!

El tema es, que si te enfocas en mejorar tu energía más que en ponerte flaca, es más probable que te pongas flaca y, al mismo tiempo, mejore tu desempeño en todos los ámbitos de tu vida. ¿A poco no suena genial?

Bueno… y a todo esto, ¿qué ha cambiado de lo que inicialmente te contaba al día de hoy?

Hoy, mi vida se ve un poco así:

  • Procuro dormir un poco más. He descubierto que dormir poco, me permite tener menos energía mental y propensa a comer cosas dulces.
  • Me levanto más temprano. Aún si tengo que dormirme más temprano. Porque en la mañana es cuando mi mente funciona mejor y soy más productiva.
  • Como mejor y con más consciencia. No he dejado los pasteles (de hecho, justo ahora tengo uno a mi lado mientras escribo esto 😜) pero ciertamente los como menos.
  • Como más despacio. Esto me ha permitido comer menos, porque me encuentro saciada más rápidamente. Y, a su vez, ha ayudado a que acumule menos grasa.
  • Me mantengo más activa. Hago ejercicio aunque en general lo odio, pero camino y hago yoga con más regularidad.

Entonces… ¿qué cambió? Pues que finalmente encontré una metodología que me permite llevar una vida más sana y llena de energía. Y a su vez, bajar de peso en el proceso. ¿No te gustaría lograr lo mismo?

Bueno. Pues entonces te cuento cómo lo puedes hacer:

1. Empieza con un propósito claro

¡Y fíjate que dije “propósito” y no meta! El propósito es una “determinación firme de hacer algo”. Una meta solo es un punto al que quieres llegar, pero a la que no necesariamente estás cien por ciento comprometido.

Decir solo “quiero bajar x cantidad de kilos en x cantidad de tiempo” es una meta. Pero no un propósito. No tiene suficiente compromiso.

En cambio, decir “quiero bajar x cantidad de kilos en x cantidad de tiempo porque voy a correr un maratón el día x y requiero estar en forma para hacerlo” es un propósito bien claro. Ahora sí, podemos hablar de una determinación firme de alcanzar un objetivo.

Y eso es justo lo que necesitas.

Mi propósito es: “gozar de un estado de salud completa, enfocándome en mejorar mi calidad de sueño, mi alimentación y mi actividad física, todos los días, logrando así la energía suficiente para rendir en mi máximo desempeño y amor en todas las actividades de mi día y con todas las personas en mi vida”.

¡Totalmente distinto a solo decir: gozar de salud completa y estar más delgada! Pf.

Llevo una vida muy estresada y ajetreada, y con todo lo que deseo hacer, más vale que mi cuerpo le lleve el paso a mi mente.

Como realmente estoy dispuesta a hacer lo necesario para alcanzar mi sueño de ser un increíble unicornio todo el tiempo, tener una nivel increíble de energía es vital y super importante. Así es que con este propósito bien claro, puedo pasar al siguiente punto.

2. Establece nuevos modelos mentales

¿Qué piensas respecto a la salud, la energía, el ejercicio, la alimentación, etc?

Yo, por ejemplo, pensaba cosas de este tipo:

  • Comer sano es caro
  • ¡Hacer ejercicio es muy doloroso!
  • ¡Qué pérdida de tiempo salir a caminar con todo lo que tengo pendiente por hacer!
  • Ash… ¡si tengo que comer lechuga un día más…
  • Sé que es tarde, y tengo sueño, pero aún me como aún hay cosas por hacer, ya dormiré más tarde
  • Ok, 15 minutos más antes de dormir (revisando Instagram, y pasándome por 30 minutos)

¿Te ha pasado? ¿Que lo que piensas respecto a un tema te sabotea? ¿Que dices que quieres obtener x resultado, pero tus acciones en realidad dicen lo contrario?

Bueno. Esa es la maldición de los modelos mentales limitantes. Son formas habituales de pensar de las que ya ni siquiera estamos conscientes. Pero nos obligan a actuar de cierta manera. Y probablemente, la razón número 1 por la que no ves cambios en tu propósito, es porque tienes modelos mentales limitantes que ni siquiera conoces.

Así es que, lo primero, es hacerte consciente de tus modelos mentales relacionados con la salud. ¿Qué piensas de ella y de todo lo que involucra? Haz una lista y tenla frente a ti, para que te hagas consciente.

Ahora, el siguiente paso es corregir tus modelos mentales. Así es que… todo lo que hayas escrito antes, lo vas a escribir en su justo lado opuesto. Déjame ponerte el ejemplo con mis modelos mentales anteriores:

  • Comer sano puede ser económico si busco la forma de que lo sea
  • ¡Hacer ejercicio se puede sentir increíble si hago algo que me gusta!
  • ¡Salir a caminar me da un respiro, mejora mi concentración y así voy a terminar más rápido y con mejores resultados el trabajo que esté pendiente!
  • Un día más de comer lechuga. ¡Voy a buscar una nueva receta para que me sepa diferente!
  • Es tarde y tengo sueño, así es que mejor me duermo temprano, descanso bien y mañana me ocupo de estos pendientes con nuevos ojos
  • Ok, hasta mañana (mientras dejo el celular a un lado y no lo vuelvo a tocar hasta el día siguiente)

Escribir la corrección es únicamente el primer punto. Recuerda que estas corrigiendo modelos mentales. Son pensamientos habituales, y estos que acabas de escribir, de ninguna manera son habituales. Así es que el siguiente paso es:

3. Visualización y cocowash

¡Constancia! Este siguiente paso se trata de la constancia de hacerte cocowash (lavar tu mente) y visualizar tu resultado sin desesperarte por todo lo que te falte para llegar a él.

Así es que vamos por pasos:

El cocowash es limpiar tu mente. O sea, quitar las ideas viejas y caducas que no te sirven y poner otras nuevas. Debes hacerte al hábito de tener presentes los modelos mentales corregidos. Hay muchas formas de hacerlo. Aquí te dejo unas ideas:

  • Alarmas en tu celular con recordatorios
  • Hacer journaling pensando más respecto a esas ideas
  • Ver videos de coaches o youtubers que hablen del tema y tengan otros puntos de vista
  • Escuchar meditaciones o grabaciones con tus nuevas ideas

Tienes que hacer lo que tenga sentido para ti. ¡Sé creativo!

Ahora, en cuanto a las visualizaciones:

Hay muchas formas de hacer visualizaciones, pero para mi gusto, la de Diego Dreyfus es la mejor. Te la dejo aquí para que escuches su metodología al respecto:

Mi única recomendación es que cuides tus emociones al momento de visualizar. Si en lugar de sentir emoción y felicidad cuando visualizas tu resultado final te frustras y desesperas porque aún no lo tienes, lo estás haciendo mal. ¡Cuidado con eso!

4. Tomar acción

No todo se puede quedar en la mente. Hay que bajar esto a la práctica y sentir que haces algo que realmente tiene sentido para ti. Así es que, lo siguiente, es tomar acción. Yo lo he hecho de esta manera:

Estudia y conoce ideas nuevas acerca de la salud

Acércate a coaches y expertos que sepan del tema y aprende más cosas: cómo dormir mejor, qué tipo de dietas o formas de alimentación hay que crees que te funcionan, qué tipo de actividades te acomodan mejor, etc.

Recuerda que nunca está de más consultar con un experto. Sobre todo, si tienes problemas de salud de algún tipo. Si eres diabético, no puede simplemente cambiar a la dieta que se te de la gana, por mucho que digan que es buena para diabéticos.

Pero también asegúrate de que te acercas a un experto y no a un pseudo-experto. Porque de esos, hay muchos. Enfócate en resultados y no solo en títulos colgados en la pared. Usa tu instinto y acércate a quien mejor vibra te provoque.

Sueño

He escuchado a muchos coaches y expertos hablar de que el tema del sueño es el punto número 1 que debes cuidar al momento de ocuparte de tu salud.

Malos hábitos de sueño generan baja energía, envejecimiento prematuro, almacenamiento de grasa, problemas de salud, etc.

Lo que yo hago, y que me ha funcionado, es:

  • Dormir entre 7 y 9 horas diarias
  • Mantener la temperatura del cuarto un poco más fría para mejorar la calidad del sueño
  • Cerrar las persianas y dormir en la mayor oscuridad posible
  • Eliminar pantallas y aparatos al meno 1 hora antes de irme a la cama

Debo decir que ciertamente ha mejorado el tema de mi energía, aún cuando sigo haciendo experimentos al respecto y no todos los días logro ese sueño profundo y reparador, pero me estoy acercando, felizmente. 😁

Comida

Usando mi sentido común, he adoptado los siguientes lineamientos. Que, aunque no siempre sigo al pie de la letra, han ayudado mucho a bajar mi ansiedad, mis antojos y me permite comer más balanceadamente:

  • Tomar agua con limón al despertar
  • Beber de 2 a 3 vasos de agua en el día (esto, de hecho, baja mis niveles de estrés inmensamente)
  • Incluir en cada comida proteína, carbohidratos y grasas naturales
  • Hacer 5 comidas al día, 3 principales (desayuno, comida y cena) y 2 colaciones
  • Reducir el consumo de azúcar, pan, pasta, tortillas, y otro tipo de alimentos procesados

Sé que mucho es sentido común, pero como dice Brendon Burchard: “common sense is not common practice”, el sentido común no es práctica común. Que lo sepas no te sirve de mucho si no lo haces.

Actividad y movimiento

Déjeme empezar por decir lo siguiente: ¡odio el ejercicio! Ok… no es el ejercicio lo que odio, sino el dolor que se genera cuando terminas de hacer. El dilema en el que aún estoy y que todavía me causa conflicto, es que, para poder bajar de peso, necesito hacer ejercicio intenso. Que es el que, al día siguiente, me genera dolor.

Esta es la mayor razón del porqué, aún cuando mis niveles de energía han mejorado con todo esto que he hecho, aún no logro estar en el peso que deseo. Pero bueno… como Roma no se hizo en un día, mi acercamiento es “poco a poco, aunque dé hueva y aunque duela un poco”:

  • Yoga en las mañana
  • Caminatas de entre 10 minutos y media hora (cada vez que se puede)
  • Meditación

Sé que, como tal, la meditación no es un ejercicio, pero lo considero una actividad que me hace moverme, porque implica mucha respiración. Así es que la acomodo en esta categoría.

Al final, como podrás ver, todo esto que hago no es solo despertarse un día, hacer un pase mágico y estar flaca y llena de energía al día siguiente. Esto requiere constancia y compromiso.

Por eso, te recuerdo, el primer paso es tener claro un propósito. Así es que ahora cuéntame: ¿cuál va a ser se propósito, esa determinación firme, que te va a hacer mejorar tu salud? Puedes decirme en los comentarios, o mandarme un mail a bydaliapamela@gmail.com y platicarme qué es lo que te mueve para sentirte bien. ¡Me encantará leerte! 😉

Te invito a que te suscribas a mi canal de Youtube. 😉 ¡Es totalmente gratis, y perfecto para cocowashearte!

banner-youtube-suscríbete

¡Tu apoyo es muy importante para mi!

El contenido que genero es, en general, gratuito. Pero para poder generar más y mejor contenido, necesito poder mantener mis gastos, un gato y una niña. Cualquier cantidad que desees donar, será bien recibida y te traerá más abundancia a tu vida también.

Si lo quieres hacer una sola vez, puedes hacerlo a través de Ko-fi. Si ya tienes tiempo siguiéndome y estás considerando apoyarme de manera más regular, te invito a mi Patreon. Cualquiera que decidas, ¡gracias, y que se te multiplique por mil!

RedDonateButton become-patron

¿Quieres diseñar una vida mágica?

Entonces tienes que leer “El Camino del Unicornio”. Este, es un libro para diseñar vidas mágicas y balanceadas. Se trata de una filosofía de vida que yo misma he ido implementando con bastante éxito.

Esta filosofía me ha dado:

  • Un profundo conocimiento y aceptación de quién soy
  • Balance entre mi vida personal y mi negocio
  • Abundancia económica, mental y espiritual
  • Mejores relaciones personales y un profundo sentido de amor
  • Salud mental que se ha ido reflejando en mi salud física
  • Un propósito de vida muy claro, definido y que me apasiona profundamente

Si quieres dar un salto de fe, te invito a que lo compres y lo pruebes en tu propia vida. Te aseguro que con mi ayuda te vas a diseñar una vida mágica, llena de propósito, balanceada y plena.

Comprar libro digital “El Camino del Unicornio”

Una filosofía de vida para diseñar vidas mágicas y balanceadas.

MX$149,00

 

Un comentario en “Mi metodología para tener mejor salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .