La fidelidad es contigo mismo

Hace unas semanas, les contaba que yo no extraño a nadie. Y ustedes tampoco deberían.

Porque, al final del día, nunca estamos solos. Nos tenemos a nosotros mismos. 

Pero parece que, de algún modo, eso nunca es suficiente. Andamos por la vida buscando quién llene nuestros vacíos, alivie nuestros temores y cubra nuestras inseguridades.

Así, doblegamos nuestra voluntad y nos convertimos en algo que no somos. Algo que está atado a contratos pendejos que ni siquiera decidimos en pareja, sino que son una copia de lo que la sociedad nos ha impuesto. ¡Y no lo cuestionamos!

Yo me casé por eso. Porque iba como borrega haciendo lo que socialmente estaba “bien”, y era el siguiente paso lógico según la sociedad. No según yo. No según mi ex. Pero lo hicimos porque era lo que seguía.

Cuando me divorcié, juré que nunca, nunca, nunca me iba a volver a casar. De hecho, instaba a todos a mi alrededor a nunca hacerlo. En mi defensa, cada quién habla de como le va en la feria, y como a mí me había ido “en feria”… pues era el único consejo que podía dar.

Pero dicen que más rápido cae un hablador que un cojo. Y es totalmente cierto, porque heme aquí, casada nuevamente… aunque, esta vez, me casé con la persona correcta: conmigo misma. 

51560238_2139561059707451_4621666031731926654_n

Suena cursi y ridículo. Pero, como ya les expliqué en una entrada anterior del blog, “¿Porqué no comprometerme con la única persona que jamás va a renunciar a mí? ¡Yo!”

Es cierto que no hubo ceremonia, ni fiesta, ni invitados, ni votos, ni nada de eso. Pero cada vez que veo ese anillo en mi dedo, me recuerdo que a la única a la que le debo fidelidad es a mí misma. 

Así es que ahora, cada vez que me enfrento a una situación de vida en que no está alineada con mi filosofía de vida, o que no me lleva a vivir la vida que yo quiero diseñar para mí misma, le respondo así:

52377306_750626605318590_1808802349290169385_n

¡Cásate contigo! Cásate y se fiel solo a tu corazón, a tus sueños y a tu Llamado Personal. Y cuando algo o alguien en la vida venga a querer desviarte del camino, responde: “¡No! ¡A chingar a su madre!”

Ese es el mejor matrimonio que vas a tener jamás. Y el más hermoso. 😉


Te invito a que te suscribas a mi canal de Youtube. 😉 ¡Es totalmente gratis, y perfecto para cocowashearte!

banner-youtube-suscríbete

Con tu ayuda, puedo seguir trabajando en más contenido gratuito para que diseñes la vida que soñaste. ¡Muchas gracias por tu apoyo!

RedDonateButton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.