No hay gente mala, hay gente herida

Hace pocos días, me encontré con una amiga que conocí diez años atrás, y a la que no había visto en mucho tiempo. 

Supe que se había separado de su cuasi marido, una relación que había durado 12 años y de la cuál la sacaban sin oficio ni beneficio, y sin un peso. 

Por supuesto, mi amiga estaba más que dolida y enojada, porque, en sus propias palabras “no creo no haber hecho nada durante todo el tiempo que estuve en esa relación”. 

Sin embargo, dolida como estaba, barajeaba todas las opciones que le quedaban. Algunas incluían demandas, mandarlo golpear, quitarle todo… lo normal, cuando una mujer está increíblemente herida. 

La conozco, y sé que no es capaz de las cosas que dijo. Pero me quedó claro que, el dolor que estaba viviendo, estaba sacando lo peor de ella. 

Piensa en toda la gente “mala” del mundo: asesinos, violadores, ladrones, defraudadores… en el fondo, no sabemos cuántas de sus acciones son resultado de pequeños niños, en infancias miserables, profundamente dolidos.

Y claro… habrá uno que otro enfermo mental, pero no estoy hablando de casos clínicos, sino de gente normal, como tú o yo, a los que les pasaron una serie de cosas terribles que, sumadas, los convirtieron en monstruos. A más cosas les ocurrieron, peor. Y en almas sensibles… catástrofe. 

Sé de gente muy cercana a mi que ha hecho cosas consideradas “terribles”, y conozco sus vidas y su infancia… y en el fondo sé que hay almas tan sensibles detrás, que lo único que reconozco en esos casos, son niños muy lastimados desde su infancia. 

No hay gente mala. Hay gente herida. Y de esa gente, algunos con almas demasiado sensibles, almas que con un solo golpe se quebraron. Mientras que hay otros, con almas más resistentes, que aguantaron muchas cosas… hasta que también se quebraron. Pero al final, lo que noto son heridas. 

Al final no se trata de que no debamos hacernos responsables de nuestros actos. No defiendo a nadie que haya cometido un acto “terrible” y que no deba pagar un precio. El tema, y lo que quiero compartir contigo hoy, es que: a) la gente no es mala, solo herida, y lo que necesitan es ayuda, no tu juicio; y b) nada te da derecho a juzgar, porque realmente no sabes lo que hay detrás. “Y cuando señalas con un dedo, te estás señalando a ti mismo con cuatro.” Así es que, sé más amable con los demás, empatiza con lo que están viviendo, no te lo tomes personal. El mundo necesita más gente capaz de perdonar, para que otros, los más heridos, también puedan sanar. 

Y hablando de heridas, aquí les dejo un video que me conmovió hasta lo más hondo. Me hizo pensar en alguien a quien quiero mucho y que sin duda está lleno de heridas, pero se conserva bueno en el fondo. Por eso lo amo aún más. ¡Disfrútenlo!  


Muchas heridas nos las ahorraríamos sabiendo quiénes somos en realidad y qué vinimos a hacer al mundo. 

He desarrollado un pequeño ejercicio para ayudarte en ese tema. Te permitirá poner más claridad a quién eres y qué vienes a hacer al mundo. Además, ¡es totalmente gratis! Descárgalo en este link o haciendo click a la siguiente imagen:

free-download-llamado-personal

Con tu ayuda, puedo seguir trabajando en más contenido gratuito para que diseñes la vida que soñaste. ¡Muchas gracias por tu apoyo! 

RedDonateButton

2 comentarios en “No hay gente mala, hay gente herida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.