¿Propósitos de año nuevo? Cúmplelos con estos trucos

¡Feliz año 2019! De todo corazón, deseo que este año sea exitoso y mágico para ti. Así, con mis mejores deseos, quiero poner a tu alcance los tips, mañas, trucos o como quieras llamarles, que me han ayudado a aprovechar la energía renovadora de año nuevo y ponerla en uso en estrategias que me permitan alcanzar mis propósitos de año nuevo.

Antes de empezar, considera que tal vez no has sabido entender la naturaleza de un propósito de año nuevo. La gente lo ve como una carrera, en lugar de abordarlos como un maratón. Se trata de objetivos o deseos muy específicos que van a requerir trabajo constante. Así es que no es algo que en dos semanas vas a poder cumplir.

Aborda tus propósitos con paciencia, con fe en que tú eres lo suficientemente disciplinado para lograrlo y el compromiso necesario que te obligue a hacer lo que sea necesario con tal de alcanzar tus sueños.

Así es que, vamos con cinco puntos o una metodología que te permita alcanzar el éxito.

1. Elige pocos propósitos

Es más fácil tener éxito cuando abarcas pocas cosas. Normalmente, la tradición dicta que escribas un propósito por cada uva que hay en tu copa durante el brindis de año nuevo. Eso, no da un total de 12 objetivos nuevos para cumplir en todo el año.

El problema es que, el que mucho abarca, poco aprieta. Es preferible mantenerlo simple y elegir 1 o 2 propósitos, que sean realmente importantes para ti, y enfocarte en ellos. Al no sentir la presión de resolver tantas cosas, es más probable que te sientas motivado de seguir hasta el final.

Yo, en lo personal, elijo un solo propósito de año nuevo y me enfoco en él a lo largo de todo el año. Este año, por ejemplo, mi propósito es:


Vivir con balance para diseñar una vida armoniosa


He notado que el desorden mental, la mala organización en el trabajo, la falta de compromiso con mi salud y mis relaciones de amistad, me estaban costando mucho en cuanto a salud mental y física por la cantidad de estrés. Y todo porque le dedicaba más tiempo y atención a un par de áreas de mi vida, mientras descuidaba otras.

Así es que este año, quiero empezar a realmente diseñar una vida más armoniosa para mi. Te invito a que elijas un propósito, uno grande y ambicioso, que realmente aproveche esta energía transformadora del año nuevo. 

2. Elabora un plan de trabajo

Está muy padre tener propósitos, pero si todo se va a quedar en pensarlos, te garantizo que no vas a llegar muy lejos con ellos. ¡Es más! Te aseguro que una vez que terminó el brindis de año nuevo, la gran mayoría de ellos los olvidaste. ¿A que tengo razón?

Bueno, pues es por eso que debes empezar con ponerlos por escrito. Quizás quieras escribir los más importantes, unos diez, para después elegir los tres más importantes. Solo recuerda, que no sean demasiados. Mi recomendación es que sea uno solo, pero hasta un máximo de tres puede ser razonable.

Ahora, ya que tienes por escrito tus propósitos, es importante que elabores un plan de trabajo al estilo paso 1, paso 2, paso 3. Esto te va a dar muchísima más claridad respecto a lo que vas a hacer, y te darás una idea realista de la cantidad de actividades que deberías estar haciendo a lo largo del año para cumplir tu propósito.

Por supuesto, debes pensar en cosas específicas y que puedan ser medibles. Por ejemplo, si lo que buscas es bajar de peso, empieza por decidir cuántos kilos. ¡Y sé realista! Es más… te invito a que seas amable contigo mismo. Si siempre has tenido sobrepeso, el tema de bajarlo puede ser mentalmente desgastante. Ponte metas que estén un poquito arriba de tu zona de comfort, pero no tan monumentales que te desilusiones apenas unas semanas después de empezar.

Te voy a poner un ejemplo de mi propia vida. Soy una persona introvertida y poco sociable, y lo que más me gusta es quedarme en casa a trabajar y a aplicar la de Netflix & chill. ¡Eso incluye ir al cine! Si puedo quedarme en casa a ver una película, mejor.

El punto es que eso de las salidas sociales no se me dan. Pero como ahora he decidido que voy a incentivarme a convivir más con otras personas, conocer más gente y pasar más tiempo con mis amigos, una de las acciones específicas que he agregado a mi plan de acción, es organizar un viernes, cada fin de mes, para salir al Drink & Draw. Ya bien que vaya sola (para hacer amigos) o que mis amigos puedan acompañarme.

Y así, uno por uno, vas a agregar puntos en tu lista de acciones o pasos que debes ir cumpliendo para llegar a tu propósito. Luego, viene la parte importante. Hay que agendar cada uno de esos pasos.

3. Agenda tus pasos de acción

Cuando hacemos listas de tareas, nos generamos más estrés. De hecho, he descubierto que realmente son poco efectivas a menos que tengas realmente muy pocas cosas por hacer. Y afrontémoslo… eso no ocurre en la vida adulta. Dejémoslo a los niños en etapa formativa, pero nosotros, agendemos.

Así es que saca tu agenda, ya sea digital o física, y date a la tarea de repartir todos los pasos que vas a seguir, en tu calendario anual. ¿Ves porqué es muy importante no tener demasiados propósitos? Si los tuvieras, sería realmente desalentador cuando te des cuenta de la cantidad de trabajo “adicional” que tienes que hacer a lo largo del año, además de lo que usualmente ya trabajas.

Por ejemplo, en mi caso, para tener una vida más balanceada, debo abarcar las cinco áreas en las que divido mi vida, y trabajar más enfáticamente en aquellas que he descuidado. Para que te hagas una idea, yo la divido así:

  • Crecimiento personal
  • Salud mental y física
  • Relaciones personales
  • Dinero y abundancia
  • Llamado Personal (trabajo)

Eso significa que, para cada una de mis áreas, tengo pasos de acción que me van a ayudar a llevar esas áreas a un nivel más armónico. En mi caso, este año voy a enfocarme en Salud mental y física y Relaciones personales. Imagina la cantidad de pasos de acciones que debo agendar para cada una de ellas.

Podría parecer que tengo, incluso, dos propósitos en lugar de uno. Pero en realidad, llamémoslos como “sub propósitos”. Y de ese modo, es como terminas teniendo tu lista de 12 o más propósitos de año nuevo, pero organizada de una manera diferente. ¿Ves? En realidad, no es que no tenga varios propósitos. Es, más bien, que tengo uno grandote y después, lo voy dividiendo en pedacitos para hacerlo más fácil de alcanzar.

Así es que ya ves. Lo que debes hacer, es poner en la agenda los pasos a seguir. Ahora, es probable, como en todo, que lo que originalmente planeaste no funcione exactamente como tú creías. Por eso, necesitas medir cada cierto tiempo cómo te está yendo. Y por eso, el siguiente paso es…

4. Mide tu progreso

Tal vez descubres que entre el paso 2 y 3 había dos pasos más, y necesites agregar el 2.1 y el 2.2. O quizás, descubres que el paso 5 requería el doble de tiempo de lo que te hubiera gustado.

Por mucho que nos gustaría que nuestros planes fueran prefectos desde el inicio (sé que a mí me encantaría), la realidad es que la vida es orgánica, y por eso, ocurren cosas que no van “de acuerdo al plan”. 

Al darte chance de medir tu progreso cada cierto tiempo, tienes la oportunidad de ajustar poco a poco. 

Mi sugerencia es que, como mínimo, dividas el año en 4 y revises cada 3 meses qué tan has avanzado, si hay pasos que agregar, si puedes quitar pasos o si es necesario reagendar. Y eso, me lleva al último punto.

5. Revisa tu propósito cada 3 meses como mínimo

Primero, porque es probable que se te olvide. ¿Recuerdas lo que te decía de que si solo los pensabas se te iban a olvidar? Bueno, incluso escribiéndolos, se te pueden empezar a olvidar. ¡Y no va a ser por falta de interés! Va a llegar la vida, con sus exigencias, y tú vas a empezar a sentir la presión externa. Con lo cual, tus sueños van a quedar olvidados en el cajón del escritorio junto con tu agenda.

Así como ya agendaste cada paso, vas a agendar, cada 3 meses, la revisión de tu propósito. De este modo, si ya se te había olvidado, vas a recordar que tenías un sueño que cumplir, y podrás continuar donde te quedaste. Reagandas todo, ¡y listo! Sobre todo, no seas tan duro contigo mismo. Los cambios requieren constancias y paciencia, y no sé tú, pero a mí ambas cosas me han costado mucho trabajo durante mi vida. Pero, cada día menos, si te empeñas en trabajar todos los días.

Esta es mi pequeña metodología o plan de trabajo para que este año no te quedes a medias con tus propósitos. ¿Qué tal, te animas a seguirla? Si te animas, te invito a que te unas a un grupo secreto de Facebook “El camino del unicornio”, donde estaré dando algunos workshops virtuales gratuitos, entre ellos “Mi próspero y mágico 2019”. 

Este workshop te ayudará a diseñar un plan divertido, mágico y exitoso para tener la vida que siempre deseaste. Lo que te presenté hoy, es un pequeño pedacito de lo que voy a hablar en el workshop, y si lo encontraste interesante, te animo a que te unas. ¡De todos modos, es gratis!

Y como está grabado, puedes empezar cuando tu quieras, aunque ya no sea el inicio del año. ¿Qué opinas? ¡Te veo allá! Suscríbete dando click aquí o en la imagen abajo:

workshop-gratuito-prospero-y-magico-año-nuevo-header

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.