El “desbalance” paga mal

El otro día, estaba escuchando un podcast de un influencer que estimo mucho, lo amo profundamente, y el 99% de las veces coincido en su forma de ver las cosas. En esta ocasión, y por primera vez, no estoy de acuerdo con lo que dice.

Este episodio se titulaba “El balance no paga”, y básicamente giraba alrededor de la idea de que lo que paga (en cuanto a dinero) en el capitalismo, es el desbalance. Las personas más famosas y económicamente exitosas, que son expertas en un tema, son muy desbalanceadas en su vida.

A esto, yo pondría un gran paréntesis. No puedo creer que todas las vida grandes en impacto y en dinero sean tan desbalanceadas. Pero, lo que sí creo, es que no sabemos mucho de estas personas porque no se están mostrando todo el tiempo hacia afuera. Esto es parte de tener un balance en tu vida, supongo. No ser tan público.

Por otro lado, también creo que hay un tema de etapas o épocas de la vida, en donde puedes ser muy desbalanceado por elección y otras en las que no. Por ejemplo, yo soy mamá. Conscientemente decidí que esto era lo que yo quería, y aún cuando hay muchas cosas de este estilo de vida que no me gustan, sigo aquí por elección propia, encontrando una forma en que me funcione a mí. Por eso, creo que el balance, en esta etapa, es tan importante.

También me cuestiono cuál es el nivel y la calidad de impacto que éste desbalance del que hablaba esta persona es el tipo de impacto que yo querría dejar en el mundo. Me viene a la mente Jesús, y no porque yo sea muy católica, pero es un buen ejemplo:

Jesús es una de las figuras metafísicas más importantes de nuestra historia. Podríamos llamarlo una “celebridad” antigua. Cuando alguien se acercaba a pedirle que le permitiera acompañarlo, Jesús les decía que sí, pero que era “ahora mismo”. Si lo pensaban dos veces, Jesús seguía su camino y no se detenía por nadie.

Me imagino que, con este tipo de actos, muchas personas dejaron de seguir a Jesús. Hoy día, los llamaríamos haters. Alguien que quiere amarte o que te amó, pero que se ofendió con lo que hiciste o dijiste y ahora está en tu contra. Incluso destruyendo tu trabajo, porque lo ofendiste al no prestarle atención.

Sin embargo, Jesús no se detuvo por estas personas. Él continuó solamente con aquellos que estaban dispuestos a dejarlo TODO en ese momento, seguirlo y aprender. Y aún entre estos que lo acompañaron, pocos realmente entendieron lo que Jesús quiso enseñar. Me atrevo a decir que ninguno de los que se volvieron famosos más adelante. Por lo tanto, no conocemos a aquellos que realmente entendieron el mensaje de Jesús. A lo sumo, sabemos poco de ellos.

Sospecho que la más famosa de estos “poco conocidos” seguidores verdaderos es María Magdalena. Y no la veo teniendo una vida desbalanceada en el sentido de que importara el número de seguidores que la escucharan. Supongo que, igual que su maestro, solo quería tener a los seguidores correctos. Los que pudieran enseñar el mensaje correctamente y aportar algo nuevo de sí mismos para hacer crecer y desarrollar ese mensaje.

Así es que yo no sé si el balance paga en este sistema capitalista. Tal vez no. Pero, tal vez, sí hay manera de que pague y el problema es que no sabemos cómo hacerlo porque nadie que lo haya logrado se ha levantado para hablar de ello. Bueno… pues tal vez sea yo quien lo haga.

Como puntos finales, quiero hablarte del balance interno vs el balance externo. Ésta persona expone que por fuera hay que desbalancearnos, impactar a millones, y por dentro, tener balance. Yo creo que hay que tener armonía por dentro, pero empujarte a crecer y crecer y crecer, lo que algunos entienden como desbalance. Nunca de manera caótica, pero para no caer en zona de confort y dejar de desarrollarte.

Por fuera, no importa tanto si estás balanceado o no. Eso es una elección, y tiene más que ver con tu propósito de vida, la etapa de vida que estás viviendo y qué es lo que quieres. Hoy, que soy mamá, quiero balance. Mañana, cuando deje de criar, tal vez me desbalanceé por fuera un poco.

Claro que quiero que me vaya bien económicamente. Se supone que, para ello, hay que desbalancearse. Pero si no tengo una buena salud, buenas relaciones, un propósito claro, entonces de nada me sirve ser millonaria e impactar a millones. Prefiero buscar la abundancia económica en el balance. Como dicen por ahí: find a way or make a way.

¿Qué opinas tú?


Únete a mi Newsletter y a las conversaciones que tenemos ahí por lo menos una vez al mes. 😉

newsletter-suscríbete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.